Ácido Hialurónico

Qué es el ácido hialurónico y dónde se encuentra

El ácido hialurónico, o “hyaluronic acid” en inglés, es una molécula que se encuentra en nuestro organismo, siendo nuestra piel donde mayor concentración encontramos, aunque también se encuentra en las articulaciones y en los cartílagos.

Conforme nos vamos haciendo mayores, su presencia en nuestra piel va disminuyendo, es por eso por lo que, a cierta edad, (se estima entre los 35 y 40 años) nuestro rostro comienza a cambiar debido a la disminución de este ácido y con ello comienza la aparición de arrugas y pérdida de firmeza y, por tanto, el envejecimiento de la piel.

 

Somos conscientes que es inevitable envejecer, pero, ¿y si podemos posponerlo? A continuación, podemos observar qué alimentos activan la generación de ácido hialurónico en el cuerpo favoreciendo a nuestra piel.

Ahora que ya sabemos lo que es, ¿cuál es su origen?

 

Se remonta al año 1934 cuando el farmacéutico alemán Karl Meyer y su amigo John Palmer, doctores de la Universidad de Columbia (Nueva York), lograron aislar una sustancia hasta entonces desconocida a partir del cuerpo vítreo (gel transparente que ocupa la cavidad interna del ojo) de los ojos de las vacas.

Descubrieron, entonces, que esta sustancia contenía dos macromoléculas de azúcar y que una de ellas era ácido urónico. A raíz de esto tomaron la decisión de darle el nombre de ácido hialurónico a partir de las palabras hialoide (vítreo) y ácido urónico.

La sustancia, que ayudaba al ojo a conservar su forma, era muy viscosa, lo que hizo sospechar a Meyer que podría tener algún empleo terapéutico. Sin embargo, su extracción a partir de los ojos de las vacas no era factible comercialmente.

 

Ácido Hialurónico Vegetal.

Proviene de fibras vegetales derivadas de celulosa fermentada por microorganismos (bacterias) como Streptococcus. Éste se denomina NASHA (Non-Animal Stabilized Hyaluronic Acid, Ácido Hialurónico Estabilizado no animal). Los derivados vegetales son los usados en productos cosméticos. Como en Abida.

 

 

Cuando se aplica en crema, el ácido hialurónico forma una capa permeable al aire y penetra en la piel aumentando así su elasticidad e hidratación. Por eso, aplicar una crema que contenga ácido hialurónico es una excelente alternativa que te ayudará, no solamente en el cuidado de la piel, sino a mejorar el estado de las articulaciones y músculos.

 

 

Al adquirir este tipo de cremas es importante evitar aquellas que contienen alcohol, parabenos, sulfatos u otros ingredientes que son perjudiciales para la piel, por ello nuestras cremas están libres de estas sustancias.



 

 

Por regla general el ácido hialurónico se aplica en las siguientes zonas:

  •  Arrugas de los ojos (patas de gallo).
  •  Arrugas alrededor de la boca.
  • Líneas de expresión que aparecen en ambos lados de la nariz.
  • En el contorno de los labios.

Como todo, esto no es milagroso, la realidad es que es un proceso lento pero efectivo. Además, os aconsejamos combinarlo con una dieta equilibrada porque nuestra piel es el reflejo de lo que comemos.

Y vosotras, ¿creéis que es una moda o que ha venido para quedarse?

 

Texto: Paula Martínez.

 

 

 

 



Manteca de Karite

Manteca de Karité

Con este frío notamos como se seca la piel, en especial las manos, pues son las que más expuestas están al frío. Por eso te recomendamos utilizar cremas que contengan Karité, conocido como “el oro de las mujeres en África”.

Pero, ¿qué es el Karité?

El Karité es un árbol del oeste de África de hasta 15 metros de altura. De este se obtienen unos frutos, nueces, de los cuales, tras un proceso de ebullición y trituración, se logra una grasa vegetal llamada manteca de Karité. De ahí que nombre de Karité signifique árbol de mantequilla.

 “El Karité es un componente muy utilizado en la industria de la cosmética, por sus propiedades suavizantes, regeneradoras, profundamente hidratantes y capaz de devolver la elasticidad a las pieles secas y agrietadas, entre otros” cuenta Patricia Iconomov que importa manteca de Karité desde África.

Propiedades y usos de la manteca de Karité

El uso de la manteca de Karité actúa contra la sequedad de la piel y como protector solar, protegiendo así de las agresiones externas como son el frío, el viento, el sol o los cambios térmicos. Al ser un anti-irritante por excelencia, se puede utilizar para hidratar los labios, los codos, rodillas y por supuesto, las manos secas y agrietadas.

Es especialmente recomendable durante el embarazo y procesos de dietas ya que, es en estas etapas cuando más rápidamente se estira la piel y debido a su gran poder hidratante, proporciona de elasticidad a esta previniendo así la aparición y formación de estrías.

Al ser rica en ácidos grasos Omega 3 y 6, y contener ácido palmítico y oleico; vitaminas A, C y E; y lupiol previene los efectos del envejecimiento porque frena las enzimas que degradan la piel.

Datos a tener en cuenta

1.       Es importante saber cómo identificarlo; si en los ingredientes se califica como “Butyrospermum Parkii Butter” quiere decir que es auténtico Karité, pues es su nombre botánico.

2.       No lleva aditivos químicos ni orgánicos.

 

3.       No es recomendable para personas que tengan alergia a las nueces.

       

T       Texto: Paula Martínez



Cuidando de La Tierra

Bolsas de Plástico

 

En países como Bangladesh

hace ya más de

15 años que se prohibieron. 

 

Irlanda consiguió reducir su consumo drásticamente en menos de 9 meses.

Una bolsa de plástico puede tardar unos 500 años en descomponerse.

A partir del 1 de enero de 2018 se dejará de distribuir en tiendas y supermercados bolsas de plástico totalmente gratis. Cumpliendo con una reciente norma Europea que trata de reducir drásticamente su uso en 15 años.

Con el último Plan Nacional de De Residuos hemos bajado en un 50% el consumo de bolsas de plástico en España.

Se ha reducido en un 80% el número de unidades que se ponían en circulación cada año en supermercados y comercios, pero a pesar de esto seguimos utilizando una media de 133 bolsas por persona al año en nuestro país frente a las 4 que utilizan los daneses.

En junio de 2016 Marruecos prohibió la fabricación y distribución en todo su territorio.

Para compensar las perdidas que esto podía suponer a mas de 50.000 personas que viven de ello, se dotó de una subvención de más de 18 millones de euros para reconvertir la actividad de estas empresas en fabricas de bolsas y embalajes biodegradables.

Pero fue Bangladesh el primero en restringir su uso en 2002 al comprobar que fueron culpables, en gran medida, de atascar los desagües de las ciudades y provocar unas graves inundaciones en la mayor parte del país entre 1988 y 1998.

Ruanda es también uno de los pioneros ya que desde 2007 su gobierno suprimió la utilización y la producción de bolsas de plástico, realizando controles en el aeropuerto y en las fronteras para no permitir la 

introducción de las bolsas en su territorio. Ha conseguido ser el país más limpio de África.

China es otra nación en la que el uso de bolsas de baja densidad esta vetado desde 2007. Un año más tarde fue Australia quien se sumó a la prohibición. 

En Europa, Irlanda, Italia y Francia son los pioneros en tomar medidas serias contra el uso de los plásticos, pero tenemos que ser todos los miembros de la Unión los que lleguemos a 4 bolsas en 2025. 

¿Y por qué no incluso a menos? Todo es cuestión de proponerselo en firme.


0 comentarios

La Malva. Que es y para que se utiliza.

Malva sylvestris abida

 

Nombre científico: Malva sylvestris

 

Sus propiedades medicinales y cosméticas son muy conocidas desde la antigüedad. Cleopatra contaba con ella en sus tratamientos de belleza para limpiar y purificar la piel.

 

Procede de Europa, Asia y Norte de África

 

Es una planta herbácea perenne de tallo erguido que suele florecer en primavera, tiene varias especies, como la Malva Neglecta, Borealis Wallman o la Malva Mostacha, pero la más común es la Malva Sylvestris. Sus flores son morado suave o malva con nervios más oscuros a lo largo del pétalo. Por la noche o en días de lluvia y mucho frio, cierra sus pétalos para proteger el polen. 

 

Es rica en mucílagos, taninos y vitaminas A, B1, B2, B3 y C.

 

Se puede utilizar:

  • En ensalada o como colorante alimentario en la cocina. 
  • Sola o mezclada con romero, tomillo o eucalipto, entre otros, sirve de remedio para la tos y enfermedades bronquiales; aplicándola en forma de cataplasmas, ungüentos hechos con cera de abejas o en infusiones. 
  • También se utiliza en problemas de estreñimiento, trastornos gástricos, como depurativo para la sangre, alivia piernas cansadas, cura llagas e infecciones bucales y calmar picores en afecciones genitales femeninas.
  • Para uso cutáneo también tiene múltiples beneficios. Es cicatrizante, desinfectante, activadora de la circulación, por lo cual también es drenante, calmante y antiinflamatoria.  Ablanda forúnculos y granos infectados. Por último hay que decir que aporta suavidad y luminosidad a la piel.

Solo necesita un poco de tierra y buena luz y a cambio nos proporciona tantos usos medicinales y alimentarios que parece mentira viniendo de una planta tan común.

 

Cuidémosla y respetémosla para que siga ayudándonos tanto por tan poco.

 

*Nota: El objetivo de estos artículos es de informar y servir de guía. Los remedios que aquí se describen no deben sustituir en ningún caso la consulta con un profesional de la salud ni sus consejos médicos. 

El uso que se haga de la información que se ofrece en este artículo será decisión personal del lector.

0 comentarios